RECORDANDO TEXTOS, COMENTANDO SU ACTUALIDAD

4 Jun

Odio a ese niño

ARTURO PÉREZ-REVERTE | El País – 02/8/1994

Es una cuestión de pura estética, lo sé. Pero odio a ese niño. Se lo tropieza , uno en cualquier cadena de la tele, cada vez que la publicidad campa por sus respetos. Es un enano de aspecto anglosajón, vestido con camisa a cuadros, tejanos, zapatillas deportivas y una de esas absurdas gorras americanas de béisbol que, desde hace tiempo, uno encuentra hasta en la sopa. La lleva, por supuesto, como la debe llevar un niño de ahora, o al menos la imagen de niño de ahora que se empeñan en colocamos los que saben de imágenes y de niños: con la visera ni hacia adelante ni hacia atrás, sino ladeada, como el que no quiere la cosa. Cuidadosamente informal, como buenos vástagos de papás dinámicos y guapos que bailan en el garaje junto al supercoche o viajan felices -permitan que me parta de risa- en la nueva Bussines Class de Iberia. Sabíamos de sobra, a estas alturas, que para ser feliz en la vida hay que tener físico y estilo anglosajón estadounidense de América. Los papás deben parecerse a Kevin Costner -Mario Conde ya no es una buena referencia- y las mamás han de optar entre el modelo rubia elegante y el de morena atractiva. Y ahora le toca a los niños. Hasta la fecha, los modelos válidos eran dos: nórdico para bebés, rubios y con ojos azules, y travieso-pecoso-anglosajón, para los más creciditos. Todo iba bien, e incluso nos habíamos acostumbrado a eso, hasta el punto de que conozco familias de yuppies que consideran una auténtica desgracia tener hijos con aspecto meridional, porque el fin de semana, junto a la barbacoa, desentonan. Pero lo de la gorra es excesivo. Sobre todo sí, como sospecho, no se trata sólo de un niño, sino de varios, uno por anuncio, todos y cada cual con su gorra de béisbol atravesada con idéntica desenfadada, informal y picarona gracia. Una gracia sólo comparable a la de la madre y el genio publicitario que los parió. FUENTE

Han pasado casi 17 años y la situación actual es aún peor de la aquí descrita por la pluma del escritor, me explico: con los pantalones “cagaos” en plan fotocopia del rapero neoyorkino; haciendo los mismos aspavientos de manos y brazos, propios de los que no se saben expresar con los argumentos de las palabras y de las ideas elaboradas cerebralmente; metiendose en el cuerpo de todo lo habido y por haber para vivir la fiesta a tope cada día de su adolescente vida; para colmo les tienen embutidas las ideas de buscar la felicidad en las posesiones materiales y conseguir la fama, en base de alguna burrada que hagan, para salir por la caja tonta en algún programa del “fomoseo” hortera y chabacano de los que se asustan de pensar por si solos. En fin, vivimos lo qe nuestros políticos profesionales han hecho, a través de la LOE hasta llegar a la LOGSE, de nuestra sociedad hispánica en la piel de toro, una pura estulticia por nivelar mirando hacia la igualitaria mediocridad, en vez de aspirar a emular lo que es bello, inteligente y beneficioso para el bien común social.

WOLF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: