La corrupción estructural de la “democracia” española

23 Jul

Extraido de Tribuna de Europa:

http://www.tribunadeeuropa.com/?p=16657

José Alsina Calvés para TdE/La palabra “corrupción” alude a algo desvirtuado, que no es lo que debería ser. Alude también a un fenómeno accidental o, al menos, no necesario. Sin embargo, en estos últimos tiempos, estamos siendo testigos de acontecimientos reveladores: las principales instituciones de la “democracia” española (llámese también “monarquía constitucional” o “estado de las autonomías”) no solamente están aquejadas de una corrupción generalizada que salpica a todos los grandes partidos (caso Bárcenas y Gürtel al PP, caso EREs al PSOE y IU, caso Millet a CiU) y a la propia monarquía (caso Undargarin), sino que parece que estas instituciones no podrían funcionar sin corrupción, y que esta se ha vuelto algo estructural, esencial y necesario para la vida de las mismas.

Ortega y Gasset distinguía entre los problemas relacionados con el “abuso” y los relacionados con el “uso”. Cuando en una institución, o en el ejercicio de una función, se dan “abusos” estamos ante un problema menor, que puede solucionarse con más control de la institución, o cambiando a las personas. Pero cuando estamos ante un problema de “usos” la cuestión es más grave: hay que cambiar la institución o reformar completamente la función.

Esta es la cuestión que nos ocupa. No basta con que actúe la justicia y se castigue a los corruptos. No basta que devuelvan lo robado. El Sistema produce y crea la corrupción. Los partidos políticos, institución básica y fundamental de la “democracia” liberal española, no pueden funcionar, no pueden financiarse, no pueden reclutar clientela, si no es mediante la corrupción. La corrupción en y de los partidos políticos se muestra como algo estructural, esencial, y permanente y no coyuntural y accesorio. Estamos ante un problema de “usos”, no de “abusos”.

La monarquía, institución vacía de contenido, y cuya única función parece que es dar estabilidad al Sistema, no escapa de esta tónica general: la cabeza visible de un Sistema estructuralmente corrupto, tiene que ser también estructuralmente corrupta.

No bastan pues paños calientes ni reformas coyunturales. Hay que cambiar el Sistema de arriba abajo.

En lugar de monarquía una Republica Social y unitaria de todos los españoles.

En lugar de “democracia” liberal secuestrada por los partidos políticos una auténtica democracia nacional con listas abiertas y con vías de participación alternativas.

En lugar de sumisión a los dictados de la UE y el FMI, una política de soberanía nacional.

En lugar del euro volver a la moneda propia.

En lugar de gobiernos títeres que miren solo a los mercados, gobiernos nacionales que gobiernen para los ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: